MINDFUL EATING - Mindful Eating
14941
page,page-id-14941,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

MINDFUL EATING

Quizá hayas oído hablar del Mindful eating o la Alimentación consciente o plena, pero no tengas del todo claro en qué consiste este método y cómo te puede ayudar.
Antes de aclarar este concepto me gustaría explicarte con antelación que es el Mindfulness .

La popularidad de esta técnica es cada vez mayor y cada vez más personas ya han oído hablar de ella. En la prensa cada vez se escriben más artículos sobre el Mindfulness y rara es la semana en la que no aparezcan algún nuevo estudio clínico que nos hable de los beneficios que nos puede aportar.

“Mindfulness o atención Plena es poner atención deliberadamente, sin juicios, en el momento presente” – Jon Kabat-Zinn

En ese proceso de prestar atención podemos enfocarnos en lo que está sucediendo en nuestro interior en este mismo momento (sensaciones físicas, pensamientos, sentimientos o emociones), o lo en lo que está ocurriendo en nuestro entorno (por ejemplo los sonidos que hay ahora mismo en nuestro alrededor). Y todo ello sin emitir ningún tipo de juicio, ni crítica a lo que está aconteciendo. Simplemente se trata de ponernos en la posición de meros observadores o espectadores curiosos que observan “lo que es”, lo que sucede en el momento presente, sin tomar partido en ello.

Al igual que todas las actividades cotidianas el momento de la comida es un momento excelente para practicar la Atención Plena. Durante ese tiempo podemos estar plenamente atentos a todo aquello que observamos en relación con el alimento (por ejemplo su olor, su color, su textura o incluso sus sonidos) así como a todos los pensamientos, sentimientos, emociones y acciones que surgen alrededor de esa comida. De esta manera podremos redescubrir si un alimento nos gusta o no verdaderamente, aprenderemos a escuchar de nuevo a nuestro cuerpo y las señales que nos emite, reconectaremos con su sabiduría para hacer elecciones saludables, nutritivas y placenteras, y podremos detectar, manejar y contener aquellos pensamientos, emociones o sensaciones internas que aparecen en relación a la comida y que nos pueden abocar a conductas automáticas o impulsivas.

“El Mindful Eating se convierte así en una potente herramienta que permite ayudar a las personas a tener una relación sana y equilibrada con la comida y la alimentación”

La alimentación es un proceso cotidiano, que repetimos varias veces a día, cuya finalidad es la de nutrirnos y aportar al organismo todos los nutrientes y la energía que necesita para mantener un funcionamiento óptimo de todo el cuerpo, así como la energía suficiente para las actividades cotidianas. Pero a veces la comida tiene para muchas personas otra función diferente a la nutritiva, y es la de calmante.

No es extraño que se utilice la comida para calmar sentimientos de soledad, tristeza, rabia, culpa, sensaciones de stress o de sentirse sobrepasado por las propias circunstancias de la vida. Pero la comida sólo consigue apaciguar un poco, y de manera momentánea, estos sentimientos y sensaciones internas, que pronto vuelven a aparecer con más intensidad y además acompañadas de un desagradable sentimiento de culpa, empeorando la situación. Parece evidente que la comida no es la respuesta adecuada para gestionar esos sentimientos o emociones que nos resultan desagradables y tratamos de evitar a toda costa.

La práctica del Mindfulness y Mindful Eating ayuda a reconocer los patrones que nos llevan a comer emocionalmente y así poder tener herramientas para gestionar las emociones, las sensaciones internas y los sentimientos que llevan a conductas inadecuadas con la comida.

Son muchas las personas atrapadas en dietas perpetuas con sus consiguientes rebotes, comidas compulsivas, picoteos, sentimientos de vergüenza hacia su propio cuerpo e incluso trastornos alimentarios graves.

Todas estas personas sufren, y en ocasiones de manera muy intensa, al ver que no consiguen controlar su alimentación, porque la sensación de descontrol asusta inmensamente. La dieta suele ser en la mayoría de los casos la primera solución que se les ocurre para poner freno al descontrol y los efectos sobre el peso que éste genera. Y si bien la dieta pudiera parecer una respuesta adecuada al problema, con el tiempo acaba siendo parte del problema, ya que es el propio control el que lleva al descontrol. Como decía Oscar Wilde.” A todo me puedo resistir menos a los prohibido”. Por lo tanto, lo que al principio parecía la panacea que iba a venir a arreglarlo todo, a liberarnos de los kilos de más y traernos toda la dicha del mundo pronto se convierte en nuestra cárcel.

Si lo que has hecho hasta ahora no funciona, haz algo distinto.
Einstein

Precisamente el Mindful Eating es ese camino del medio que se busca entre el control y el descontrol. Una respuesta diferente, que nos da una visión diferente del problema y que nos puede aportar esa tranquilidad, equilibrio, armonía y bienestar que todos buscamos, de una manera u otra.

En nuestros cursos de MINDFUL EATING seguimos el Método MB-MAC (Método de Alimentación Consciente Basado en Mindfulness) en el que gracias a herramientas como el Mindfulness, la Alimentación Consciente (Mindful eating)y la PNL (Programación Neurolingüística) podemos ayudarte a cambiar la película y hacer que el peso deje de ser una lucha .

¿Te atreves al cambio?
Estos son los  beneficios que obtienes

Disfrutas de una manera nueva con la comida. Verás que lo importante no es el “Qué comer” sino el “Cómo comer “, redescubriendo el placer de comer sin miedo a engordar.

Te relacionas con tu cuerpo desde la confianza y no desde el control y el temor a engordar.

Reconoces las señales que tu cuerpo te envía de hambre y saciedad, y que serán tu guía para alimentarte conscientemente.

Diferencias el hambre físico del hambre emocional

Tienes herramientas que te ayuden a gestionar tus emociones, evitando respuestas impulsivas y automáticas, asumiendo así tu poder.

Te cuidas , reconoces tus propias necesidades y te tratas de una manera compasiva y no desde la crítica constante

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Cerrar